Logran evacuación de primeros civiles de la acería asediada por los rusos - sanluisinforma.com

Logran evacuación de primeros civiles de la acería asediada por los rusos

Ucrania logró este domingo con la ayuda de la ONU y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) evacuar a entre 80 y 100 civiles refugiados en la asediada acería de Azovstal en Mariúpol, después de múltiples fracasos y en lo que Kiev ha calificado como la operación más difícil desde que comenzó la guerra hace más de dos meses.

«Comenzó la evacuación de Azovstal. El primer grupo de unas cien personas ya está de camino hacia la zona controlada (por Ucrania)”, señaló el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, en su cuenta de Twitter.

“La operación más difícil”

«Hemos llevado a cabo la operación más difícil desde el inicio de la guerra», dijo el jefe negociador de Ucrania, David Arakhamia, sobre el trabajo conjunto efectuado por la Oficina de la Presidencia, la ONU y el CICR, así como la viceprimera ministra y ministra para la Reintegración de los Territorios Temporalmente Ocupados, Iryna Vershchuk.

«Hace solo dos semanas esto parecía imposible y hace una semana altamente improbable», recalcó en su cuenta de Telegram.

«Pero no perdimos la fe y seguimos haciendo nuestro trabajo, porque nuestra gente estaba esperando y vio con sus propios ojos lo que es el verdadero infierno», añadió.

El silencio duró poco

Tras la evacuación de casi un centenar de civiles, el ejército ruso reanudó los «ataques masivos» contra la acería de Azovstal, en la ciudad ucraniana de Mariúpol, donde aún se refugian casi un millar de personas.

Así lo denunció en la televisión nacional el comandante de la 12.ª Brigada de la Guardia Nacional, Denys Schleha, informa la agencia local Ukrinform.

Según el comandante, cada día el enemigo «presiona más y más» para tomar el control del sitio. Aunque no hizo mención, la estrategia del Kremlin parece ser la de anunciar la rendición total de Mariupol esta misma semana, para poder presentarla como un trofeo de guerra duranter el desfile militar del próximo lunes 9 de mayo (que conmemora el Día de la Victoria soviética contra los nazis), ya que no será posible exhibir el que habría sido el botín mayor: la caída de Kiev.

20 niños atrapados

El jefe militar aclaró que, según sus estimaciones, todavía quedan varios cientos de civiles en los búnkeres de Azovstal, incluidos hasta 20 niños.

Además, dijo que también hay unos 500 heridos que esperan puedan salir de la acería, y que se puedan llevar a «nuestros camaradas de armas caídos, que también es un número muy grande».

El comandante militar aseguró que las fuerzas ucranianas que controlan la planta seguirán realizando sus tareas “hasta el final”.

«Los muchachos han estado repeliendo (al enemigo) durante 67 días y creo que han hecho todo lo posible y lo imposible, y continúan haciéndolo. Y cumpliremos todas las tareas que se nos presenten y defenderemos nuestra patria», añadió.

Dos mil “nazis atrincherados”

Según la versión rusa, la evacuación ha sido posible «gracias a la iniciativa» del presidente ruso, Vladímir Putin, y que los civiles han sido «rescatadas» y «liberados» de los «nacionalistas ucranianos», en referencia al batallón de Azov, que Moscú considera un grupo armado neonazi.

Rusia cifra en más de dos mil soldados pertrechados en la fábrica, que se niegan a rendirse y a los que culpa de usar a los civiles como escudos humanos.

Mediación de Guterres

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, se reunió a principios de la semana con Putin, a quien arrancó un «principio de acuerdo» para implicar a Naciones Unidas y al CICR en el operativo, tras lo cual viajó a Kiev para abordar los detalles con Zelenski, asegurándose que el organismo hacía «todo lo posible» para lograr la evacuación de los civiles de la acería.

El portavoz de la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU, Saviano Abreu, confirmó que la operación comenzó el viernes, un día después de la visita de Guterres a Kiev.

Este domingo el portavoz del Ministerio de Defensa de Rusia, Igor Konashénkov, afirmó que el sábado fueron evacuados 46 ciudadanos no de la acería, sino de los edificios residenciales adyacentes a la planta, cuyas instalaciones abarcan una superficie de 11 kilómetros cuadrados y están provistas de varias naves y túneles.

Estas características han permitido a los civiles y a los soldados resistir sin apenas agua, alimentos y munición al bombardeo sin descanso de las fuerzas rusas después de que Putin ordenara no asaltar la planta, pero sí bloquearla para que «no salga ni una mosca».

100 mil ciudadanos en la destruida Mariupol

Mientras, en la destruida ciudad, que Putin dio por «liberada» el pasado día 21 tras seis semanas de asedio ruso, aún permanecen unos 100 mil ciudadanos sin agua, alimentos o electricidad, además de los soldados cercados en la acería, a los que Rusia ha dado sin éxito innumerables ultimátum para que se entreguen.

“No queremos que se rinda Zelinski”

Mientras tanto, el canciller ruso, Serguei Lavrov, dice ahora que Rusia no pretende cambiar el régimen en Ucrania ni que se rinda su presidente, Volodimir Zelenski, pese a que al inicio de la guerra, Putin pidió a las tropas ucranianas que apresen al gobernante.

«No queremos que (Zelenski) se rinda, sino que ordene interrumpir las hostilidades. Nuestro objetivo no es el cambio de régimen en Ucrania, esa es especialidad de Estados Unidos», sostuvo en el canal italiano Rete4, en su primera entrevista a un medio europeo desde la invasión rusa, el 24 de febrero.

Lavrov agregó, respondiendo en ruso y traducido al italiano: «Queremos garantizar la seguridad de la población del este (el Donbás), amenazada por la militarización y la nazificación de este país, y que de Ucrania no lleguen amenazas a la Federación Rusa».

Niega matanzas en Bucha

El ministro, preguntado por el tema, volvió a negar la autoría rusa de las matanzas en ciudades como Bucha, al subrayar que sus soldados salieron de la ciudad el 30 de marzo, a pesar de los testimonios que indican lo contrario y las imágenes difundidas por la prensa, que criticó continuamente.

«No quiero profundizar en este aspecto porque es tan evidente que es una falsedad, que cualquier observador lo puede comprender de un primer vistazo», aseguró.

Lavrov insistió en la infiltración de sectores supuestamente neonazis en las instituciones ucranianas y, al ser advertido sobre los orígenes judíos de Zelenski, respondió que Adolf Hitler «también tenía orígenes hebreos».

Por otro lado no respondió a si fue una provocación el ataque de esta semana contra Kiev el día en el que se encontraba en la ciudad el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ni aclaró el estado de salud del presidente ruso, Vladimir Putin.

«Pregúnteselo a los líderes extranjeros que se han reunido con él», atajó el jefe de la diplomacia rusa.

Compartir esta información desde los siguientes enlaces:

También te podría gustar...